Clases particulares Idiomas Música Apoyo escolar Deporte Arte y ocio
Compartir

La mejor forma de boxear a la tailandesa

Publicado por Mariana, el 05/03/2018 Blog > Deporte > Boxeo > Entrenamiento de Boxeo Thai: una Sesión Estándar

“El boxeo puede que sea el deporte que parece más salvaje, pero si se piensa, se requiere una gran maestría que tarda años en desarrollarse”.

Has decidido optar por el boxeo tailandés, un deporte de combate pies-puños extremadamente completo, que toma muchos elementos prestados de las artes marciales y se asemeja a la lucha libre…

¡Has hecho bien! Pero ahora tienes que estar a la altura, porque la amplia licencia que reina respecto a los golpes, las armas y los objetivos permitidos en el muay-thai, supone un entrenamiento exhaustivo: tendrás que asimilar más gestos y nociones antes de un enfrentamiento real que si hicieras boxeo inglés.

¡Descubre aquí algunos ejercicios típicos del noble art!

Para inspirarte, te mostramos un esquema que te permitirá construir una sesión de perfeccionamiento estándar, incluso solo en casa. Evidentemente, se podrá adaptar en función de los aspectos precisos que quieras trabajar en determinados momentos.

¿Te has apuntado a un club o te estás entrenando con un profesor particular? Da igual, estos ejercicios básicos completarán a las mil maravillas tus otras sesiones de entrenamiento de boxeo.

1. El equipamiento de boxeo necesario para el boxing tailandés

Si bien es necesario presentarse con el torso desnudo ante un árbitro, no estás obligado a hacer lo mismo en los entrenamientos, durante los que un pantalón corto de boxeo thai y una camiseta pueden ser más cómodos.

Sea como sea, te harán falta guantes de boxeo (en un momento dado, con vendajes y guantes interiores), una pera loca, un saco o punching bag, una punching ball, una toalla para secarte, calcetines o calzado, según tu sala de boxeo, un protector bucal e incluso un protector genital (además de un protector de tibias) si tienes un compañero para la parte de “confrontación”.

Ningún misterio en lo que respecta a todo lo que hace falta para boxear en general. Después, es sobre todo la motivación y el trabajo duro lo que cuenta.

Ver vídeos también te puede resultar útil, pronto verás por qué…

2. Después de los calentamientos, céntrate en el dinamismo

Los calentamientos son imprescindibles para evitar lesiones y que los ejercicios que siguen sean eficaces.

Hace falta entre un cuarto de hora y media hora para no olvidar ninguna parte del cuerpo, empieza con un footing seguido por sucesiones de boxeo ligeras tipo shadow boxing.

Unos calentamientos bien hechos deben permitirte entrar en calor y empezar a sudar, pero sin cansarte.

Se puede prolongar con un poco de cardio si queremos una sesión más exhaustiva . Si eres asiduo, puedes realizar tu propia rutina.

Con un ritmo cardiaco en modo “acción”, puedes gastar toda tu energía mostrándote especialmente dinámico.

Es el momento de ponerse con la pera loca o con la punching ball para revisar todos los fundamentos y desahogarse a tope.

Lo ideal es seguir el ritmo de un encuentro deportivo oficial, lo que suone un minuo y medio de reposo (mejor que dos) entre los asaltos, con una duración de dos a tres minutos (es mejor).

3. Baja el ritmo pasando a la técnica

Ahora, consácrate en la técnica y repite de forma calmada, al ralentí si hace falta, para asimilar mejor y si es posible, delante de un espejo, los últimos gestos aprendidos en la sesión anterior.

En boxeo tailandés, pueden ser muy numerosos, desde la patada circular que se da con la tibia hasta el clásico uppercut, pasando por el choque lateral, el rodillazo y el directo… La lista es larga, y se añaden además sucesiones especiales, como los “combos” de los videojuegos.

Debido a su dureza el Muay Thai suele ser considerado por muchos como un deporte extremo. Incluso en boxeo aficionado y en boxeo femenino, el cuerpo a cuerpo requiere mucho punch.

Luego, después de revisar, pasa al aprendizaje activo asimilando nuevas técnicas, incluyendo el juego de piernas. Después de un trabajo golpe a golpe, pasa a las combinaciones y sucesiones, para integrar los automatismos necesarios, ¡de esos que sorprenden al challenger!

Si tienes suerte, habrá contigo un compañero o un entrenador que te enseñe golpes y corrija tus reflejos. Si no, siempre puedes grabarte y enviar el fichero a tu instructor de boxeo, o bien a boxeadores experimentados, en un fórum, por ejemplo.

4. Concéntrate en la preparación física

La condición física es muy importante en la calidad del combate del boxeador thai y, por consecuente, en su capacidad de acumular victorias en un ring de boxeo.

Estar en forma y tener fuerza, implica ser eficaz en la ofensiva, pero también en defensa: la robustez preserva más fácilmente del KO, ¡ese fuera de combate que tanto temen los guerreros!

Evidentemente, nunca vas a llegar a abrirte camino en los deportes de combate sin hacer musculación. Además, tendrás que aliarla a un régimen saludable -que te permitirá alcanzar y mantener tu peso ideal gracias al boxing– y como es sabido, las categorías de peso ocupan un lugar principal en la competiciones de muay-thai.

La utilización de máquinas de musculación (en la sala de fitness por ejemplo) es propicia para el desarrollo del dominio personal y la confianza en sí mismo, mientras que este esfuerzo es instructivo para saber superarse al tiempo que ofrece buenas condiciones para, de alguna manera, meditar. El boxeo thai es en parte un arte marcial, no se puede negar su importancia en el plano moral y mental.

Si te faltan medios técnicos, puedes practicar sin gastar dinero, utilizando simplemente el peso de tu cuerpo: flexiones, tracciones, saltos, squats, abdominales y el cardio boxing serán perfectos.

Noy hay 36 000 secretos para tener abdominales como una tableta de chocolate y pectorales de escándalo… En la constitución de tu musculatura, también puedes optar por realizar un programa de musculación específico.

Desde el punto de vista de la organización, a nosotros en concreto nos encanta mezclar las etapas 2 y 4 de esta sesión estándar de boxeo tailandés: después de un poco de musculación, pasa dos minutos delante de un saco de boxeo; luego vuelve a las flexiones, glúteos y abdominales y otras barras de tracción, antes de volver a los sacos de boxeo -y así sucesivamente.

Por supuesto, puede que te cueste seguir todos los días un entrenamiento a este ritmo, sobre todo si tienes que multiplicar las idas y vueltas. Pero, un día cada dos o tres, ¡ya estaría muy bien!

Si buscas algo más light, también puedes probar el fitness boxing.

5. Boxea como en un auténtico combate tailandés

Aquí, todo depende de tu entorno, y por tanto, de tus posibilidades.

Si estás solo en casa, tendrás que utilizar el shadow boxing -que, aunque sea eficaz e incluso fundamental, puede resultar frustrante- o un maniquí de boxeo.

Lo importante es estar en condiciones, tanto en el plano físico como en el mental: no te lo tomes a la ligera, y, aunque parezca que no tienes ninguna oportunidad, ¡haz como si estuvieras jugando la final del campeonato de Europa de boxeo tailandés!

Conviérte en campeón de boxeo Un circuit training atlético te permitirá muscularte y evacuar el estrés.

Con un compañero, según su corpulencia y su nivel, podéis realizar un auténtico combate (sin buscar el KO, por supuesto, sino centrando las hostilidades en modo “asaltos”, un poco como en la savate, el boxeo francés), hacer sparring (confrontación edulcorada como funciona como el touché) o ataque-defensa.

En todos los casos, aconsejaríamos que hubiera un tercer participante que hicera de entrenador, juez y árbrito, tanto para determinar un vencedor como para comentar, después, las cualidades y defectos, los logros y los errores de ambos adversarios.

6. La importancia de recuperarse para el boxeador tailandés

La recuperación comienza desde el final de tu sesión de entrenamiento, con estiramientos que constituyen como el espejo de los calentamientos, pasando de nuevo revista a todos los músculos y articulaciones del organismo.

Estirarse, sirve a la vez maximizar la eficacia de los esfuerzos de musculación y preparar una reconstitución de los tejidos musculares más rápida y de mejor calidad.

Los otros aspectos del reposo son la alimentación, que debe ser saludable, equilibrada y rica en proteínas (lo mejor es dirigirse a un nutricionista profesional para que la adapte por completo a nuestro metabolismo) y el sueño: olvida las noches en vela y las salidas a la discoteca hasta tarde, o los brebajes que te dejan al borde del coma etílico…

Duerme 8 buenas horas cada noche, para estar siempre al máximo de tus capacidades.

Mejorarás tu salud cardiovascular gracias al boxeo.

7. Tercer tiempo: el boxeo thai sin sudar

Aunque los jugadores de rugby tienen la reputación de celebrar sus victorias con abundante cerveza, el boxeador muay-thai hará mejor en prolongar su entrenamiento en casa, una vez se haya cambiado, con la teoría.

¿Los estudios no son tu fuerte y la perspectiva de clases de boxeo teóricas no te tienta en absoluto?

Sin embargo, es muy útil observar a otros boxeadores para aprender cosas nuevas, poner en práctica futuras sucesiones, porque contentarse todo el tiempo con los mismos compañeros supone frenar tu progresión y acostumbrarte a estilos de boxeo por fuerza limitados y muy precisos, lo que puede resultar totalmente catastrófico en una competición, en la que la consideración desaparece por completo…

Material de boxeo para púgiles. Para tu pugilato o una clase de prueba, necesitas un mínimo de equipamiento deportivo.

Además, se trata de clases de boxing bastante interactivas: YouTube y GoogleVídeos pueden ser más que suficientes, ya que cuentan con numerosos canales.

Compartir

Nuestros lectores adoran este artículo
¿El artículo tiene toda la información que buscabas?

¿Ninguna información? ¿De verdad?Vale, intentaremos mejorar con el próximo¿La media? ¡Uf! ¿Un poquito más?Gracias. Haz tus preguntas en los comentarios¡Un placer ayudarte! :) (Sé el primero en votar)
Cargando…

Dejar un comentario

avatar
wpDiscuz